Archive for the ‘Crianza’ Category

Bandoleras en dos colores

Miércoles, agosto 7th, 2013

Hola¡¡ muy buenas tardes a tod@s:

Hoy os quiero informar que ya tenemos disponibles en nuestra tienda las bandoleras en dos colores de Calin Bleu.

Estas bandoleras están hechas de algodon 100%, como los fulares de gasa de la misma marca.

Son de doble capa para mayor resistencia y tienen dos colores¡¡¡ como si tuvieras dos bandoleras en una.

Tienen dos anillas de aluminio prensado 100 % por lo que no se oxidan¡¡¡.

Son muy duraderas, ligeras y de ajuste cómodo, además de ser muy fresquitas para que podáis portear a vuestros peques sin pasar calor.

Os animo a que visitéis www.fularesportabebes.es para que veáis lo bonitas que son.

Saludos¡¡¡

Mami, cógeme.

Lunes, abril 29th, 2013

Ahora que se acerca el día de la madre y todos los escaparates se llenan de lazos y pijadas varias para bombardearnos con la idea de que lo mejor para las madres es un regalo carísimo, no puedo más que enfadarme, ofenderme y patalear por la imagen de madre que nos venden las tiendas y medios de comunicación.

Vaya por delante que yo soy del tipo “zarrapastrosa” y que nunca me ha importado ir con vaqueros y zapatillas, o tirarme a jugar por el suelo del parque y volver a casa llena de manchas de hierba y barro (en el mejor de los casos, que hay muchos dueños de perros muy incívicos donde yo vivo) pero desde que soy madre las puntas abiertas y las uñas sin pintar han entrado también en mi vida.

niños abrazos espalda

niños abrazos espalda

Así que un mundo en el que se valora tanto una joya, un perfume o un Ipad (que es súpermaternal, vamos) me resulta extraño y distante. Yo prefiero las flores que me preparan mis bichos en el cole/guarde correspondiente, los besos llenos de babas, los abrazos fuertes, los  ”te quiero mamá” aunque en muchos casos sean la antesala de ¿me pones dibujos/me das chocolate/me compras gusanitos?…

siesta en brazos

siesta en brazos

Pero si hay algo que me satisface es el “mami, cógeme”. Es genial tener a tu peque acurrucado en tu regazo, sentir el calorcito infantil y el peso que crece poco a poco a medida que se van relajando, indescriptible el hecho de que tu abrazo cure más que el mejor paracetamol y sencillamente insuperable la confianza ciega que tienen nuestros hijos en que mamá mola más.

brazos mama mimos niño bebe

brazos mama mimos niño bebe

Así que si alguien que no sean mis hijos me tiene que regalar algo este día, prefiero que sea algo que me haga mi maternidad más fácil pero que también englobe a mis hijos, porque ¿cómo celebrar la maternidad sin aquellos que te la proporcionan? Es como celebrar tu aniversario tú sola. Me gustaría, me gustaría… una bandolera nueva, sobre todo porque ahora mismo es el único portabebé ergonómico que utilizo. Quizá me den pronto el alta, así que un fular nuevo para que también celebre mi vuelta a la normalidad no estaría mal, aunque lo que de verdad me apetece es una Boba, me encanta esta mochila y así no fuerzo tanto la articulación…

Bueno, y paro ya porque la lista sería inacabable, que últimamente miro el Suppori con ojos golositos (como el gato de la pastora, jeje)

Y vosotras ¿qué preferís?

Bandolera, bandoleraaaaaa…

Lunes, abril 8th, 2013

… porque mi vida yo la prefiero vivir así…

Llevo varios días con mi versión particular de la canción de los Gpsy Kings en la cabeza y es que con el hombro aún tontorrón y sin poderme anudar un fular por la poca movilidad de la articulación he redescubierto mi adorada bandolera, de hecho ahora mismo escribo con él dormitando en ella.

bandolera storchenwiege eric fulares portabebes

bandolera storchenwiege eric fulares portabebes

Hasta ahora sólo le daba uso para las salidas rápidas coche-tienda-cole, para ratitos cortos, para cuando voy de paseo con los mayores y están todo el rato con el bendito sube y baja… pero como ahora dependo totalmente de ella me voy “inventando” nuevas maneras de disfrutarla.

Vaya por delante que mi bandolera es de tela de fular así que tiene un soporte increíble y que mi peque pesa 11’5 kilos, pero la uso para todo.

¿Para cocinar? Antes cogía un fular o la mochi para pasarme el niño a la espalda, ahora lo hago sólo con la bando, dejando la anilla en el centro del pecho y pasando la tela por debajo de los hombros, como una especie de paño africano pero que me permite hacerlo todo sin forzar mi hombro izquierdo.

¿Para un paseo largo? Como mi bandolera es de cola larga hago con el sobrante un pase extra de refuerzo por debajo de su culete. La lástima es que como ya tiene una altura considerable si se duerme lo necesito para sujetarle la cabeza… Tengo que pensar algo, que parece que esto va para largo.

¿Para trastear por casa? Me lo pongo a la espalda también, esta vez dejando recaer el peso sobre un hombro como si fuera la postura normal. Al principio me hacía un lío para calcular dónde tenía que dejar las anillas para poder colocar al niño centrado sin tener que forzar para ajustar bien.

Ahora veo que me falta material, que llega el veranito y quiero una para el agua o un Suppori, pero no sé si aprovechando el brazo tonto, el enano no aprovechará para escaparse.

fulares portabebes bandolera agua playa piscina verano

fulares portabebes bandolera agua playa piscina verano

Y me estaba planteando un fular de gasa por aquello del calor, aunque ahora me lo estoy pensando, y mejor una bandolera de gasa como las de Calin Bleu que pronto tendremos en la tienda.

Verdades y mentiras sobre el porteo

Martes, marzo 26th, 2013

Este fin de semana toda la familia hemos estado en una preciosa casa rural en plena sierra de Gredos. Como yo sigo lesionada fue mi marido quien subió al peque en el fular para ir a ver el nacimiento del río Adaja, y mientras volvíamos al pueblo unos habitantes locales nos interceptaron para comentar el qué, el cómo y el cuándo de nuestro porteo.

Cabe decir que la actitud fue en todo momento positiva, con menciones a que antes en esa zona en el campo se trabajaba llevando a los niños en “manteos” similares, pero hubo dos cosas que llamaron la atención, una que fuera él quien llevara al niño y sobre todo que “éramos normales”

Y es que nos explicaron (quizá por visitas anteriores a las muchas y preciosas casas rurales del pueblo) que asociaban el porteo con hippies, así que hoy quiero hablar de las verdades y mentiras que rodean a los portabebés ergonómicos.

fulares portabebes moby wrap elastico tienda libreria

fulares portabebes moby wrap elastico tienda libreria

La más importante es que el porteo no es de hippies, ni de punks, ni de heavys, ni de ninguna otra nueva tribu urbana. No tienes que escuchar una música determinada, criar de una forma determinada o pensar de una forma determinada para portear. Somos familias que por unas u otras razones compartimos el querer llevar a nuestros hijos cerca de nosotros, podemos tener más o menos puntos en común, o incluso no coincidir más que en este.

El porteo no es cosa de madres, es cosa de familias. Si bien es cierto que lo que más se ve es a madres porteando, quizá sea porque en España la crianza aún es cosa de mujeres. Pero esto poco a poco va cambiando y vemos muchos padres y otros familiares como tíos y abuelos porteando a sus niños.

meitai lennylamb fulares portabebes padre rosa

meitai lennylamb fulares portabebes padre rosa

Las familias porteadoras  nos podemos permitir comprar un carrito, en muchos casos lo hemos hecho y el carrito está infrautilizado en casa en modo “pongotodo”. Así que si has llegado a este blog por casualidad y alguna vez ves a alguien porteando, no le ofrezcas un carrito de segunda mano por mejorar su economía. Unido a esto habría que comentar que portear tampoco es caro. Es cierto que hay fulares de precios caros, muy caros y estratosféricos, pero dejando a un lado la estética y el placer de lo limitado un buen fular tejido en sarga cruzada de los modelos básicos de cualquier marca nos ayudarán igual de bien.

No, no nos duele la espalda. Precisamente los portabebés ergonómicos reparten el peso de forma más sensata que los convencionales, por hombros y caderas con tiras amplias de tela que no se clava. Sí es normal sentir ciertas molestias si se portea de forma repentina durante muchas horas a niños muy pesados, al cambiar de nudo o posición o si usamos un nudo poco apropiado. Pero nadie deja de hacer deporte por unas pocas agujetas.

Los niños porteados sí aprenden a caminar, muchos corretean alegremente a ratitos y cuando se cansan vuelven al portabebé. No hay nada más triste que negarse a usar un fular porque “mi hijo ya camina” y luego tener que llevarlo en brazos o subido a hombros (que esto sí que es un dolor de espalda). Portear a bebés y niños no afecta en nada negativo a su desarrollo físico, es más, lo beneficia, ya que una correcta posición con las rodillas más alta que su culete favorece el correcto desarrollo de las caderas y dificulta la aparición de patologías como la displasia de cadera en recién nacidos.

neobulle bandolera fulares portabebes

neobulle bandolera fulares portabebes

No todos los portabebés sirven para todas las edades. Las mochilas ergonómicas son fantásticas, sí, pero a no ser que sean específicas para ello no sirven desde el nacimiento. Es mejor esperar a que el bebé sea capaz de mantenerse sentado. Lo mismo pasa con los meitais. Tampoco todos los portabebés son útiles cuando el niño alcanza un peso determinado, sería una insensatez querer portear durante horas a un cangurito grande con una bandolera de tela fina y con poco soporte, los padres hemos de recurrir al sentido común y muchas veces habremos de primar la funcionalidad ante la estética.

Los portabebés sí sirven para múltiples posiciones. Un fular lo puedes anudar con el niño delante, a la cadera o a la espalda, pero no sirve para poner al niño de cara al mundo. Precisamente la postura forzada de su espalda que adoptaría en ese caso no es respetuosa con la fisionomía del bebé, además de que separa los centros de gravedad de niño y adulto, haciendo el porteo mucho más incómodo. Sabemos que muchos fabricantes la incluyen en sus instrucciones y se lo hemos hecho notar, pero hasta que los folletos no cambien atended esta recomendación.

kanga kangurafrica fulares portabebes

kanga kangurafrica fulares portabebes

Los portabebés tienen un mundo más amplio que el fular. Aunque sea el portabebés ergonómico más generalizado por su versatilidad, hay también mochilas, meitais, bandoleras (con y sin anillas), obuhimbos, selendangs, rebozos, kangas

Los portabebés no son un descubrimiento nuevo, simplemente el mundo occidental los ha olvidado. Los lugareños me recordaron que el pasado de porteo en nuestro país sólo está a una o dos generaciones de distancia y en otras partes del mundo está tan normalizado en su forma de vida que ni siquiera se plantean estas cuestiones. Las familias porteadoras muchas veces somos tachadas de modernas con tono peyorativo cuando lo realmente moderno es el uso del carrito.

Y por último, portear sí es seguro, los portabebés están homologados y han pasado test de uso.  Sus telas son libres de sustancias tóxicas (en la mayoría de los casos incluso tienen el certificado Oeko Tex) y todos sus componentes están pensados para este fin. Hay que desconfiar de los portabebés comerciales o no que ya en las fotos del producto acabado dan sensación de inseguridad. En estos años de porteo he visto desde fulares hechos reutilizando manteles viejos a bandoleras cosidas con sábanas y anillas de cortina. Ante la duda no pongas en riesgo la seguridad de tus hijos y pregunta por materiales y componentes antes de comprar. Tampoco te sobrecargues ni realices actividades peligrosas, como ya recomendamos en nuestra entrada sobre seguridad y portabebés, todo tiene un límite.

Feliz y “moderno” porteo ;D

Y tú ¿cuánto porteas?

Lunes, marzo 4th, 2013

Hay veces en la vida que nos acostumbramos a una situación, la interiorizamos tanto en nuestras circunstancias que incluso nos pasa desapercibida, infravalorándola a veces. Hace unas semanas una mamá que está empezando a portear me hizo la clásica pregunta de cuánto porteaba yo y le dije que prácticamente nada.

Pues bien, el viernes me lesioné un hombro mientras hacía equilibrios con el niño quitándome el abrigo, y desde entonces tengo prohibido mover el hombro, así de que de anudar un fular ya ni hablamos. Y pese a que yo creía que a esta edad ya no me solucionaba mucho la vida 4 días de no poder hacerlo me han recordado lo muchísimo que yo necesito del porteo.

Para empezar, he tenido que buscar mi sillita de paseo. ¡Gracias a Dios no la tenía prestada! pero entre que sólo puedo empujar con una mano y que tras años sin usarla he perdido toda habilidad para llevarla aún me admira que mi hijo siga teniendo sus (cuatro) dientes, ¡me voy chocando con todo!

Además ir a la compra se ha convertido en un horror, el día que hablé con aquella mamá no recordaba lo bien que se hace una compra para 5 personas con un niño bien sentado a la espalda. Él no añade artículos al carro y tú tienes las manos libres para colocar la cinta en la compra, luego al coche o al carro y luego a casa. Como ahora llevo al ratón en la silla sólo puedo ir andando y comprar relativamente pocas cosas porque no tengo otra mano para tirar del carro de la compra. Además al colgar las bolsas en la sillita… ¡se vence hacia atrás! No me queda otra que ir haciendo una fuerza opuesta en el manillar, así que cuando acabe con este hombro me tocará empezar con el otro.

Otra cosa son las tareas domésticas. ¿Alguien lo ha intentado con una sola mano mientras aparta a su hijo con el pie? Yo sí, y es un horror. ¿Cómo le puede gustar tanto el ruido de la aspiradora? No entiendo ese afán de meter la mano dentro a ver qué pasa, llorar cuando le pilla, y luego volver a intentarlo a ver si la segunda vez es diferente… En fin, cuando me preguntaron no me acordaba porque no es un rato largo, pero suelo coger la mochila para recoger y ordenar un poquito.

De la cocina ya ni hablo, con un niño que aún no se entretiene solo y que sólo quiere estar contigo es complicado sin ayuda “fularil”. He intentado preparar algo rico de comer sin que él estuviera en mi espalda, y en sólo 5 minutos ha encendido el horno, bloqueado la gatera, sacado la ropa de la lavadora y comido pienso del gato. He decidido que hoy podíamos comer sobras cuando ha intentado acompañar el pienso con un traguito al agua de los mininos… Nunca recuerdo que cocino porteando a no ser que esté dormido.

La gracieta del cole del mayor, ¿a quién se le ocurre que lo mejor es doblar/desdoblar una silla para 10 minutos? Yo suelo coger mi bandolera, que me la ajusto en un pispas y así puedo llevar a los dos grandes de la mano tranquilamente. Hoy no he podido y me sentía insegura con todo el trajín de los coches de 3 colegios en hora punta, mis mayores tienen casi 5 y 3 años y no estaba del todo segura de que no se fueran a soltar de la silla.

Hoy aún me quedan los baños, pero mi marido está en casa y se encargará él. Normalmente baño al enano primero y mientras baño a los otros dos lo porteo para evitar las misiones de reconocimiento del mueble del baño y el posterior experimento de remojo del papel en la bañera/taza/bidet/lo-que-se-ponga-a-tiro. Hoy no hubiera podido abarcarlo todo.

Pero lo peor con diferencia es lo limitada que estoy a la hora de mimarlos. Nunca me corto a la hora de achucharlos a manos llenas mientras el portabebé me sujeta al enano. Si está a la espalda bailo con uno, con otro o jugueteo con los dos, así ninguno se siente desplazado. Ahora no puedo, sólo puedo abrazar a uno cada vez, y como el peque aún no anda se lo lleva casi todo. Así que los otros dos se pasan el día diciendo “Mami ¿me coges?”

Ahora que no puedo hacerlo, es cuando he notado que realmente porteo un montón, así que para quitarme el mono e inmovilizar el brazo… ¿qué mejor que una bandolera?

Bandolera cabestrillo fulares portabebes ergonómicos

Bandolera cabestrillo fulares portabebes ergonómicos

Y vosotros… ¿cuánto porteáis?

Porteo durante el embarazo

Lunes, diciembre 17th, 2012

El otro día me preguntaron por millonésima vez si “esto del pañuelo” era algo que hacía habitualmente. Como tenía el día comunicativo comenté las ventajas que tiene el uso de un portabebé ergonómico para mí (ya os las conté en este otro artículo). Lo más gracioso es que mientras me daban la razón me espetaron que ya podía tener cuidado de no tener otro hijo porque a ver qué iba a hacer entonces con el que llevo “puesto”.

A ver, no es que esté pensando en tener otro hijo, nada más lejos de mi intención, pero bueno, nunca está de más recordar que también podemos portear durante el embarazo. Al fin y al cabo ahora  lo primero que oímos es “No cojas peso” pero quien no puede elegir, sigue haciéndolo y en condiciones mucho más extremas.

fulares portabebes porteo embarazo

fulares portabebes porteo embarazo

Para seguir llevando tu vida normal (y en esa normalidad se incluye desde portear a irte a spinning) debes tener un embarazo normal. Si tienes historial de embarazos de riesgo es mejor que esperes a una confirmación médica de que todo está bien.

Lo segundo es escuchar tu cuerpo. Hay que estar atenta a las señales que nos manden nuestras rodillas, nuestra espalda, a si tenemos contracciones o si nos notamos sin aire o más cansadas de lo habitual. No tiene que importar parar o pasar el testigo a nuestra pareja.

Y lo tercero es que hay que tener más cuidado del habitual con las caídas y las posturas forzadas. Nuestro centro de gravedad cambia durante el embarazo y debemos tenerlo en cuenta.

Hay que saber qué portabebé o anudado usar en cada momento. Al principio del embarazo pueden resultar cómodos aún los nudos delanteros. Sin embargo hay que evitar los nudos que carguen peso en la cintura para no forzar el abdomen y el periné, no hay que olvidar que los problemas del suelo pélvico se intensifican con los embarazos. Así pues los nudos indicados son los que cargan el peso sobre los hombros, como el canguro, aunque al ser nudos en los que el niño queda más alto nos pueden dificultar la visión.

En esta etapa es posible llevar al niño a la cadera, tanto anudado con un fular y un nudo asimétrico como una bandolera o pouch. Sin embargo al repartir el peso de forma menos eficaz es posible que nos cansemos mucho antes de lo que nos gustaría.

Cuando la tripa empieza a ser de un volumen considerable llevar un cangurito delante o en la cadera deja de ser recomendable, además de lo incómodo que puede resultar es un peso extra presionando sobre el útero. Es el momento de pasárnoslo a la espalda.

Si somos novatas en portear a la espalda es mejor ir probando con anterioridad, para que no nos resulte demasiado estresante, así nos evitamos nuestro propio nerviosismo y el del niño, que se refleja en nosotros.

fulares portabebes porteo embarazo espalda

fulares portabebes porteo embarazo espalda

Da igual el tipo de portabebé que utilicemos, siempre será preferible un nudo que no acabe en la cintura (como la doble hamaca), finalizar nuestro nudo por encima de la tripa (con el acabado tibetano o ayudándonos con una anilla) o que vayan por debajo, pero deberemos evitar en todo momento atar en la cintura para que la tela no presione.

fulares portabebes porteo embarazo espalda didymos

fulares portabebes porteo embarazo espalda didymos

Si nuestro niño es mayor y le gusta subir y bajar, podemos incluso utilizar una mochila colocándonos la parte de la cintura por debajo de la tripa, evitando así las molestias ocasionadas por el cierre e incluso que se pueda deslizar hacia abajo.

fulares portabebes porteo embarazo espalda mochila

fulares portabebes porteo embarazo espalda mochila

Con estas indicaciones y sentido común podrás portear durante el embarazo sin ningún problema, así que disfrutad del porteo doble “interno” :D

Regalando portabebés.

Miércoles, diciembre 12th, 2012

Cada vez que una amiga viene a contarme con ilusión que está embarazada, automáticamente empiezo a pensar en qué voy a regalarle.

Antes era un horror, me volvía loca entre sonajeros, portachupetes, termos para biberones, balancines y mil y una historias más, de las que nos venden como hipermeganecesarias para un bebé y que luego los padres “aparcan” en el trastero y no se vuelven ni a acordar.

Desde que conozco los portabebés lo tengo más “fácil”, ahora sólo tengo que decidirme entre fulares divinos, mochilas estupendas, bandoleras utilísimas…

fular tejido storchenweige fulares portabebes

fular tejido storchenweige fulares portabebes

Y es que regalar un portabebé es un acierto seguro, da igual que sea algo más modesto como un detalle personal o que nos juntemos varios amigos y les regalemos a los futuros papis lo más cool del momento.

A mí siempre me ha gustado regalar fulares elásticos, sobre todo para padres novatos que no han cogido un fular en su vida. Se usa con facilidad, cualquiera puede usarlo con unas instrucciones y son tan amorosos que un recién nacido va a estar genial dentro.

fular elástico lenny lamb fulares portabebes

fular elástico lenny lamb fulares portabebes

Para padres que ya han usado fular antes, o que muestran interés por el tema del porteo antes de tener a su cangurito en brazos prefiero los fulares tejidos, ellos van a saber a qué atenerse y van a sacarle más partido al regalo. En verano gasa, en invierno algodón gordito o mezclas con lana… Un regalo para usar indefinidamente, mucho mejor que un asiento para el baño que te dura dos telediarios y te ocupa una barbaridad.

Si los papás ya tienen un fular de antes me gusta regalar meitais o mochilas si hay un hermano, sobre todo si el mayor aún necesita su buena dosis de brazos. Hay veces que con la llegada del hermanito aún nos demandan más mimos, y es una forma estupenda de integrarles en la nueva rutina sin descuidarles. A la espalda pueden ir tan ricamente, incluso dormirse una siestita mientras acunamos el nuevo bebé.

meitai lenny lamb fulares portabebes

meitai lenny lamb fulares portabebes

Las mochilas son perfectas para todos los padres, tanto una mochila que se pueda usar desde el nacimiento como la Marsupi o la Caboo como una para más adelante. Para aquellos a los que no les va la estética fular, para los padres que creen que otros portabebés son demasiado “femeninos” y que sin embargo sí les apetece llevar a sus peques, una mochila ergonómica siempre va a ser mejor que una no ergonómica, tanto para el cangurito como para la comodidad del porteador.

boba carrier fulares portabebes mochila ergonomica

boba carrier fulares portabebes mochila ergonomica

Las bandoleras son geniales para las mamis multitarea, que igual te cosen un botón que se meten palizas de coche para ir al cole, al trabajo y las extraescolares. Rápidas de ajustar, fáciles de usar y pequeñas para guardar. ¿Quién da más?

neobulle bandolera fulares portabebes

neobulle bandolera fulares portabebes

Luego están ya los regalos para gente que ya portea, verdaderas delicatessen en las que nadie piensa pero que son aciertos seguros, como los portabebés de red, Tonga, Suppori o el fular Fil’up, que es algo que “se va dejando” por economía o por pura pereza, pero que a todos nos fascinan, no sólo para el verano y la playa, sino para el invierno, ya que son portabebés cómodos de ajustar encima del abrigo y que puedes guardar en cualquier bolso cuando no los estás usando.

Como veis un portabebé puede ser el regalo perfecto en un montón de casos, sólo hay que pensar en quién lo va a recibir y qué le queremos regalar, y si tenemos dudas preguntar, que tanto en este blog como en nuestro Facebook y Twitter estamos a vuestra disposición.

Novedades para combatir el mal tiempo

Lunes, noviembre 19th, 2012

Aunque hace algunas semanas estuvimos hablando sobre abrigos portabebés, hemos incluido un par de artículos nuevos que creemos que merecen tanto la pena como para tener una entrada para ellos solos.

El primero es el abrigo Lenny Lamb, un abrigo de porteo pensado para abrigarnos conjuntamente con el bebé. Con un cuello alto para protegernos a nosotros y un gorrito a juego para abrigar al bebé. Los sistemas de ajuste son sencillos y están en cuello y puños, para evitar que entre el frío, la lluvia o los traicioneros copos de nieve.

abrigo lenny lamb fulares portabebes

abrigo lenny lamb fulares portabebes

Al carecer de cremallera nos evita posibles pellizcos, tanto a los papás como a los bebés, y podremos usar y usar el abrigo sabiendo que nunca nos encontraremos con una cremallera que se atasca o se rompe. Tiene un práctico bolsillo que nos servirá para llevar lo imprescindible y calentarnos las manos.

Fabricado en Polonia y disponible en varias tallas, en azul o gris. Perfecto para portear durante toda la temporada con comodidad por sólo 47€, un precio increíble para un abrigo de porteo.

El otro artículo es un mono de polar, de la marca Hoppediz, perfecto para abrigar a nuestro bebé en invierno. Tiene capucha con elástico para mantener a nuestro bebé caliente sin cubrirle la cara y la particularidad de que tanto mangas como perneras se vuelven hacia fuera para cubrir pies y manos en caso de necesitarlo.

Su larga cremallera hace que sea muy fácil de poner, da igual en un bebé chiquitín que apenas se mueva como en una lagartija que esté cerca del año.

Son perfectos para usar con cualquier portabebé ergonómico, ya que su tela permite un buen ajuste incluso con un fular. Además lo podrás usar para el carrito o la silla del coche. De todas formas, para mí lo mejor es la tela abriga sin necesidad de llevar al niño “embutido” en varias capas, así que si tienes un cangurito que ya camina, tendrá total libertad de movimiento para investigar o para jugar en el parque.

Además la tela tiene un tratamiento antibolitas, así que podrás usarlo durante varias temporadas sin preocuparte de la estética.

mono polar hoppediz fulares portabebes

mono polar hoppediz fulares portabebes

Una alternativa más económica a los tradicionales monos y buzos con la calidad que siempre nos ofrece la marca Hoppediz.

Pequeños amores

Lunes, octubre 29th, 2012

Si a todos nos enternece ver un niño en un portabebés, dormido cerca de papá o mamá, respirando pausadamente y sonriéndose en sueños, la sensación cuando el bebé es un recién nacido minúsculo es indescriptible.

fular portabebes elastico recien nacido

fular portabebes elastico recien nacido

Yo en particular me transporto a las épocas en que nacieron mis hijos y pienso en cómo conocer o no los portabebés ergonómicos puede influir en una maternidad reciente. Miro a mi mayor y pienso en todo lo que me perdí. Me parece imposible que estuviese toooodo el día en brazos. Pero lo estaba, mi niño era uno de esos (supuestamente) raros especímenes conocidos como “niños de alta demanda”. Lo que viene siendo un niño que llora y llora sin parar, de día, de noche, con sol o con lluvia. Sólo quería brazos y como era hijo único, brazos tenía.

En aquel momento no conocía los portabebés ergonómicos y comencé, como muchos otros padres canguro, con una mochila que de ergonómica tenía poco, además como no se podía usar hasta un peso determinado y mi pequeñurri era una miniatura las primeras semanas fueron espantosas. Recuerdo con desazón cómo me desesperaba por todo lo que no podía hacer con el niño en brazos. Cosas como cocinar, comer o ducharme eran cosas que tenían que esperar a que el niño se quedase milagrosamente dormido después de su teta o a que hubiera alguien más en casa. Mi vida se paralizó literalmente durante un tiempo que se me hizo eterno, apenas disfruté de sus primeras semanas, me resultaba incapacitante y me pasaba el día a salto de mata.

Por eso mis otros hijos han usado un fular desde el primer día de su vida, porque además de que la postura favorece el correcto desarrollo de sus caderas y respeta la curvatura natural de la espalda, los niños no deberían tener que esperar hasta que pesen X para disfrutar de llevarlos bien pegados a ti.

Mi segundo fue un lironcito, en la cuna dormía bien, en el sofá genial, en mi cama aún mejor… Obviamente tenía un hermano mayor que necesitaba ser atendido, pero era uno de esos bebés que les dejas en el carro o la hamaca y no hacen ni un puchero. Por eso cuando alguien me preguntaba por qué iba siempre “ahí metido” mi respuesta era “Porque nos gusta” Y es verdad, a los bebés les encanta ir en los brazos de sus padres, es donde están más tranquilos. Pero sobre todo nos gustaba a nosotros. Disfrutar de su respiración cuando “rebota” en tu piel, de lo serenamente que te miran cuando tú les miras, acariciarle porque te apetece…

fulares portabebes mayores atender

fulares portabebes mayores atender

Por eso disfruté de portear a mis pequeños desde que eran poco más que pulguitas de las que sólo se veía un poquito de pelo y unos minipies que asomaban por el fular.

El tercero ha vuelto a tocar “puñetero”, pero aunque no hubiera sido demandante los portabebés han sido mi tabla de salvación para seguir adelante con la vida normal. Lo contaba en esta entrada del blog hace poco. La verdad es que ya nadie me pregunta por qué uso portabebés en lugar de carro, pero si tuviera que responder a esa pregunta diría que ahora necesito las manos para seguir sosteniendo a mis hijos.

Hay tantas razones como familias para usar portabebés, da igual si es un elástico para salir del hospital, o una bandolera para trastear en casa. Da igual que lo hagamos porque nuestro recién nacido sólo quiere estar cerca de nosotros, porque necesitemos trabajar o porque nos apetezca llegar donde con un carro es poco menos que imposible. A nuestro niño le dará igual que tengamos que atender a otra persona o que estemos haciendo la cena. Por eso y muchas cosas más regalo y recomiendo usar portabebés ergonómicos a todas las amigas y familiares que están embarazadas, para que su entrada en la maternidad sea más natural y en armonía con lo que nos pide el cuerpo. Así nos adaptaremos mejor a la vida con un niño en casa, esa locura que nos vuelve del revés y nos cambia la vida. Estaremos juntos, estaréis juntos.

Un juego de niños

Jueves, octubre 25th, 2012
Ahora que a mis 30 años me he convertido en abuela (de un bebé de
trapo, no vayáis a pensar mal) no dejo de darle vueltas a un montón de pensamientos.
El primero es que obviamente los niños hacen lo que ven, por eso me
enternece ver a mi segundo dando teta y porteando a “Alicia”.
El segundo es que si les dejas jugar libremente los niños no se sienten
raro por jugar con muñecas, es más, disfrutan igual que una niña.
El tercero es que pese a que a los niños de hoy en día, abuelos y demás
familiares les colman de juguetes, los portabebés de juguete siguen
siendo grandes desconocidos pese a que a los niños les chiflan, ocupan muy poco cuando no se usan y son un regalo original y con el que será fácil acertar.
Los muñecos están ayudando a normalizar el porteo entre los niños. Ya hay varias muñecas que portean, algunas traen una “mochilita” a juego para la niña en cuestión, hiper rosas y nada ergonómicas.
También hay marcas de fulares que hacen en tamaño infantil muchos de sus modelos, ¡hasta ediciones limitadas! pero como para los niños pequeños puede ser complicado hacerse un nudo hay otras muchas opciones ergonómicas y unisex que me gustaría comentar.
Las grandes vencedoras en esta categoría son las mochilas, fáciles de poner y quitar y que pueden usar incluso a la espalda sin hacerse un lío.

La Bondolino es suavísima, por algo se hace con los mismos material que sus fulares.

mochila bondolino juguete fulares portabebes

mochila bondolino juguete fulares portabebes

La Boba es de lo más bonito que he visto, con un diseño apto para todos los gustos, es una miniatura de la original.
mochila boba carrier juguete fulares portabebes

mochila boba carrier juguete fulares portabebes

La Marsupi Plus viene en un color que combinará con todo y con todos, da igual un Nenuco que un Buzz Lightyear.
mochila marsupi juguete fulares portabebes

mochila marsupi juguete fulares portabebes

También están las bandoleras, más sencillas de usar imposible, la Néobulle está realizada en algodón y tiene anillas de nylon para que
jueguen a imitar a papá y mamá.
bandolera neobulle juguete fulares portabebes

bandolera neobulle juguete fulares portabebes

En general cualquier portabebé de juguete es bueno si a vuestros niños
le gustan los muñecos, así que recordadlo cuando toque escribir la carta a SSMM los Reyes Magos de Oriente.