Mi experiencia

Antes de nada me gustaría compartir con vosotros mi experiencia en porteo.

Tengo una hija Jimena (29/09/2008) y conocí a Marta en un curso de “gimnasia para bebés”. Ella ya llevaba a Ana en un fular y es una práctica que siempre me llamó la atención pero me parecía muy inseguro. Me daba la sensación de que el bebé se podía caer en cualquier momento…. Nos ibamos a ir de vacaciones a Asturias y Marta me animó a probar una bandolera que ella misma me prestó.

Jimena tenía unos 10 meses y evidentemente no andaba (la podéis ver aquí con su papá), y se abrió para nosotros un nuevo mundo para disfrutar con ella. El sentimiento de inseguridad desapareció totalmente en el momento en que lo usé. Era cómodo, tenía las manos libres, no había barreras de calles estrechas o escalones para pelear con la silla, si llovía daba igual un buen paraguas y a disfrutar de los paisajes. Ella por su parte disfrutaba mucho más ya que en lugar de ver muchas piernas veía lo mismo que nosotros y si se cansaba se dormía.

No lo dudé, en cuanto volví me compré una bandolera porque Jimena ya era muy mayor y al empezar a andar, le iba a sacar más rendimiento que a un fular. Hoy, ya practicamente no usamos la silla para paseos relativamente cortos. Si vamos al parque y al volver a casa está demasiado cansada pues a la bandolera y ¡tan agusto!.

Ahora me da pena haber perdido esos 10 meses sin usar un portabebé pero lo tengo claro para el siguiente.

Almudena

Tags: , , ,

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.