Posts Tagged ‘canguro a la espalda’

Un nudo, dos nudos, tres nudos

Miércoles, mayo 22nd, 2013

Ahora que vuelvo al porteo después de meses de inactividad estoy recordando lo difícil que es empezar. Y es verdad que aunque tengo experiencia previa con portabebés ergonómicos y le he perdido el miedo a los anudados a la espalda ahora recuerdo mejor las primeras inseguridades de empezar a portear.

Como concepto básico para una persona que está empezando y que se hace un poco de lío, un anudado es cualquier forma de atar un fular, los pases son los diferentes movimientos que hacemos con la tela para recoger a nuestros peques y las capas son las bandas de tela que envuelven a nuestro bebé.

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

Un anudado delantero básico para empezar, de poca dificultar y muy buen soporte es la “Cruz envuelta” Es un nudo de 3 capas, una horizontal y dos diagonales con las que se puede abrigar más al niño y también sujetar la cabeza a un bebé dormido. Además es un anudado que se empieza con el niño fuera del fular, así que nos puede ofrecer más seguridad al principio. En cuanto a las “posturitas” no resulta nada complicado aunque tengas la misma elasticidad que una piedra, así que es perfecto para empezar o para torponas como yo. Además “perdona” la poca tensión en la tela.

Hay anudados delanteros más frescos como el canguro, que se forman por una sola capa de tela horizontal, pero es un nudo más técnico y que puede ofrecer más dificultar para un principiante. Eso sí, es cómodo, fresco y necesitas un fular más corto que para la cruz envuelta, así que es ideal para el verano.

Como anudados a la cadera y evitando entrar en frikismos, las múltiples variaciones del canguro a la cadera nos cubrirán la “etapa cotilla” del bebé. Es un nudo que carga sobre un sólo hombro, así que el peso se reparte menos por la espalda, y aunque lo hagamos con un refuerzo cruzando los pases una vez más, siempre resultará menos cómodo que un nudo simétrico. Por lo demás está muy bien, de una dificultad baja y muy apañado para esa época en la que nuestro peque ya quiere cotillear pero aún no podemos/sabemos/queremos pasarlo a la espalda.

Los anudados a la espalda son muy numerosos. Aquí entra el factor pánico. Y es que… ¿quién no ha temblado la primera vez que se ha pasado a su peque a la espalda? Hay dos formas de hacerlo, o bien lo pasas por encima de tu hombro o lo giras de tu cintura a la espalda. En la primera forma será más fácil que el niño quede alto, pero con bebés muy pequeños o muy, muy movidos, es más fácil hacer la segunda. También con niños que pesan es más fácil pasar al niño por la cintura.

fulares portabebes didymos canguro simple

fulares portabebes didymos canguro simple

En estos anudados es aún más importante que en el resto hacer  bien la bolsita que dará la postura correcta a las caderas: primero porque a la espalda no podemos controlar tanto si el niño pierde la postura y segundo porque si dejamos mucha tela en sus corvas puede llegar a resultarle incómodo y a impedirle la circulación. Lo ideal las primeras veces es hacerlo frente a un espejo, escuchar a nuestros hijos y hacer “la prueba del dedo”. Una vez anudado el fular puedes pasar un dedo entre su piel y el fular. Si no puedes o te hace daño, toca volver a empezar. Si puedes meterlo holgadamente o incluso alguno más, también.

A la hora de desplegar la tela por la espalda da igual que sea en varios pases o uno, la tensión también ha de ser correcta, demasiado tenso nos resultará incómodo a nosotros y nuestro bebé, y demasiado suelto puede hacer que nuestro peque se “arrugue” dificultando su respiración.

Los mejores anudados para empezar a la espalda… pues casi cualquiera. Por sencillo el canguro a la espalda,  además es fresco y permite la opción del acabado tibetano, si aún no tenemos mucha soltura para hacer los tirantes doblando bien la zona del hombro del fular.

Otro buen anudado (y también para niños de todas las edades por su soporte bárbaro) es la doble hamaca, un nudo con dos capas que proporcionan una sujeción segura de la cabeza si el peque se duerme, eso sí, necesitas ayuda externa o unos brazos largos y gran flexibilidad para sujetarle la cabeza cuando se queda dormido.

fular lenny lamb fulares portabebes

fular lenny lamb fulares portabebes

Para eliminar el miedo está muy bien la mochila cruzada, donde se empieza atando el pase horizontal tras hacer la bolsita con el niño. Esto da la seguridad de poder hacer los pases diagonales sabiendo que el niño está ya bien sujeto. Además es de tres capas, ideal para ratos largos o niños grandes. La única pega que le veo es que puede resultar incómodo con un pecho muy voluminoso o en madres que amamantan, pero atándolo más arriba como en la foto nos puede ayudar a que el pecho quede despejado.

Aparte de éstos hay muchos más, para ratos cortos y niños ligeros están los atados tipo africano o rebozo, para ratos largos los nudos de varias capas como SHBC (cruzado a la espalda alto por sus siglas en inglés), el rebozo inverso… Cualquier variación que hagas a un nudo que te resulte cómoda y que no comprometa la seguridad de bebé y porteador seguro que será bien acogida por más familias porteadoras, así que entra en nuestro Facebook o Twitter y cuéntanos cómo anudas.