Posts Tagged ‘empatía’

La Empatía

Jueves, julio 7th, 2011

No es fácil ponerse en los zapatos del otro o al menos no lo es hacerlo bien.

Hace poco me enviaron un extracto del libro “Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen”. En él Adele Faber y Elaine Mazlish explican como empatizar algo que utilizamos en nuestro vocobularío del día a día, pero que es realmente difícil de conseguir.

“Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen”

“Imagínese que está en la oficina. Su jefe le pide que haga un trabajo extraordinario. Lo quiere encima de la mesa al concluir la jornada. Usted tiene intención de ocuparse de él inmediatamente pero, debido a unas urgencias imprevistas se olvida por completo. Tanto se complica todo que apenas le queda tiempo de comer.
Cuando junto a algunos compañeros, se dispone a marcharse a casa, se presenta el jefe y le reclama el trabajo terminado. Intenta explicarle en dos palabras el día excepcionalmente ajetreado que ha tenido. Él le interrumpe. Con una voz fuerte, desabrida, le grita: ¡No me interesan sus excusas! Para que diablos cree que le pago? Para pasar todo el día sentado sobre su trasero?. Al verle abrir la boca dispuesto a hablar dice: ¡Cállese! Y se aleja del ascensor.
Sus compañeros fingen no haber oído nada. Termina de recoger sus papeles del despacho y sale por fin. Camino de casa se encuentra con un amigo. Esta tan trastornado que no puede evitar contarle lo que le acaba de pasar.

Su amigo trata de “ayudarle” de ocho maneras diferentes

1. Negación de los sentimientos:

“No veo por qué te afecta tanto. Es una bobada sentirse así. Probablemente lo que ocurre es que has magnificado todo el asunto. No puede ser tan grave como haces que parezca. Venga, sonríe, cuando lo haces estás mucho más guapo”.

2. La actitud filosófica:

“Mira la vida es así. Las cosas no siempre salen como uno quiere. Tienes que aprender a tomártelo con más calma, en el mundo no hay nadie perfecto”

3. Un consejo:

“¿Sabes lo que deberías de hacer? Mañana por la mañana ve directo al despacho del jefe y dile “Señor tal, admito que estaba equivocado” Luego ponte manos a la obra y termina ese trabajo que has descuidado hoy. No te dejes atrapar por los mil imprevistos que surgen siempre. Y si eres un poco listo y quieres conservar el empleo, procura que no vuelva a sucederte nada parecido.

4. Preguntas:

“¿Qué urgencias has tenido exactamente para olvidar el encargo especial de tu jefe?
“¿No has pensado que se pondría hecho un basilisco si no te dedicabas a ello inmediatamente?”
“¿Te había ocurrido ya alguna vez?”

5. Defensa de la otra persona:

“Comprendo la explosión de tu jefe. Probablemente está sometido a grandes presiones. Tienes suerte de que no pierda los nervios más a menudo”

6. Lástima

“Oh! Pobrecillo. ¡Es horrible! La verdad es que me dan ganas de llorar.

7. Psicoanálisis de aficionado

“Se te ha ocurrido pensar que la auténtica razón por la que te has alterado tanto es que tu jefe representa esa figura “paterna” en tu vida? A lo mejor tu jefe ha despertado esos miedos infantiles al rechazo que te brindaba tu padre si te comportabas mal.

8. Una actitud vehemente (Intento de solidarizarse con los sentimientos del otro):

“Jolines, que experiencia tan desagradable! Soportar un ataque como ese delante de terceras personas debe haber sido terrible”
 

Cuando estamos dolidos o irritados por algo, lo último que deseamos escuchar es si a alguien le ha ido peor, advertencias, consejos, filosofía, psicología o la opinión de otra persona. Esa clase de argumentos solo consiguen empeorar nuestro estado. La lástima nos deprime, las preguntas nos ponen a la defensiva y lo que más exaspera es oírnos decir a nosotros mismos que no deberíamos de ponernos así.

Pero si alguien me escucha verdaderamente, si se conciencia de verdad de mi dolor interior y me da la oportunidad de hablar más a fondo de lo que me aflige, enseguida comienzo a sentirme menos crispada, menos confundida, mucho más capaz de hacer frente a mis sentimientos y a mi problema.

El proceso no es distinto en nuestros hijos. Ellos también pueden ayudarse a sí mismos si encuentran un oído atento y una actitud solidaria. Pero el lenguaje de la solidaridad no brota naturalmente. No forma parta de nuestra “lengua materna”. La mayoría de nosotros hemos crecido con los sentimientos desestimados o denegados.

Espero que os haya gustado.

Ciclo de conferencias

Lunes, marzo 14th, 2011

He recibido una información muy interesante desde el grupo La serrada que quiero difundir por si os apetece participar. Los ponentes son muy interesantes. ¡Me encantaría poder ir a todas las conferencias!

Os resumo el programa del evento: 
·    7 de Mayo de 11:00 a 13:30 horas: Cárlos González.
Ponencia:“Alimentación Complementaria a Demanda”.
·    14 de Mayo de 11:00 a 13:30 horas: María Jesus Blázquez.
Ponencia: “Gestación, Parto y Nacimiento: Comienzo y Necesidades de la Maternidad”
·    28 de Mayo de 11:00 a 13:30 horas: Rosa Jové. Ponencia: “La
Crianza Feliz”. 
.    4 de Junio de 11:00 a 13:30 horas: Yolanda González.
Ponencia: “La Empatía y la Autorregulación en la primera infancia”.

Podéis rellenar vuestras preferencias para el Ciclo de Conferencias “Conociendo a Nuestros Hijos” mediante el siguiente enlace:
 
https://spreadsheets2.google.com/viewform?formkey=dHg5U2ZHa092WGFDWjE0U3MwZWk0bGc6MA

¡Espero que las disfruteis!

Educar sin violencia

Domingo, enero 30th, 2011

Hace tiempo que cayó en mi PC este texto. Es una recopilación de ideas que surgió en un foro de crianza. Allá van:

IDEAS PARA EDUCAR SIN VIOLENCIA

1. OBSERVAR : Si nos anticipamos a la rabieta estaremos mas preparados para afrontarla.

2. ESCUCHAR Y COMPRENDER: lo que tu hijo quiere decirte es importante para él. Debemos tomarlos en serio. Hacerles entender de que nos hemos dado cuenta de qué es lo que quieren:
“Te gusta mucho esto, verdad? pero………”
“Entiendo que quieres esto pero….”
“Cariño, es que así no entiendo lo que me dices, ¿te calmas un poquito y me lo pides hablando?..
3. PACIENCIA Y TRANQUILIDAD: SI PIERDO LOS NERVIOS PUEDO RECUPERARLOS…PARA ELLO TENGO LAS SIGUIENTES HERRAMIENTAS:
1) CONTAR HASTA 89432
2) REPETIR FRASES: “paciencia, paciencia, mañana a esta hora ya va a haber pasado todo”
3) CAMBIAR DE CONTEXTO: Alejarse o buscar una distracción relajante para calmarse
4) RELAJARSE: respirar hondo, yoga, spa…
SI DESPUES DE TODO PIERDO LOS NERVIOS:
5) Pedir perdón y explicar nuestros sentimientos.
4. ABRAZOS
P.E: abrazarle y susurrarle cosas del estilo ” que enfadado está mi chiquitín, ya le pasa, ya le pasa…”, sino se deja, dejarlo desahogarse.
5. HUMOR : no hay cosas que si las miran ‘de lejos’ parecen graciosas ??
Decirle las cosas cantando o bailando
Hacerlos reír
Desconcertarles haciendo algo inesperado: cantar, poner caras, cambiar de sitio, pegar saltos y carreras, bailar…
6. SEGURIDAD : sentirse seguro de uno mismo y de que va a saber manejar la situación. P.E: Sonreír y decir: yo sé que eres un buen chico y vas a hacer lo correcto.
7. COHERENCIA: si hay un “no” que sea realmente justificado y coherente. Analizar en que situaciones es realmente importante el poner limites. Vale la pena estar todo el día diciéndole NO a todo?
8. EXPLICAR: pausada y serenamente las cosas.
9. CONFIAR EN EL: Mi hijo es un encanto y estoy segura de que va a hacer lo correcto.
10. RELATIVIZAR: analizar la situación. Vale la pena para dos días que se vive enfadarse tanto ¿Es realmente importante esta limitación?
11. EXTRAPOLAR: El comportamiento de niño al de adulto: Si tú tienes derecho a salirte de la línea recta, tu hijo también.
12. FOMENTAR LA EMPATIA: Intenta ver las cosas desde el punto de vista de tu hijo.
13. CAMBIA EL CONTEXTO: Realizar otra tarea que les guste/relaje para que olviden el motivo de la rabieta.
14. RECOGIMIENTO/MEDITACION/SEPARACION: nunca como castigo, sino para desahogo, cambio de contexto o para recuperar la serenidad(no debe verse como un castigo ni ser traumática)..mejor acompañado.
15. ENSEÑARLE A PONERSE EN EL LUGAR DE LOS DEMAS:
“A ti te gustaría que te hicieran eso?”
16. PACTAR/NEGOCIAR.
17. SI HACE ALGO REALMENTE PELIGROSO, USAR UN NO ENÉRGICO.
18. SIEMPRE, SIEMPRE, HAY QUE HABLARLES A LOS NIÑOS A SU ALTURA;AGACHARNOS O COGIENDOLOS EN BRAZOS, PERO SIEMPRE QUE SU MIRADA Y LA NUESTRA ESTE A LA MISMA ALTURA; Y MÁS EN LOS MOMENTOS DE LOS QUE ESTAMOS HABLANDO.
19. NO CONTAGIARNOS DE SUS EMOCIONES: no ponernos a su nivel y pillarnos una rabieta nosotros también:  “quiéreme más cuando menos me lo merezco, porque es cuando más lo necesito”.
 Marta