Posts Tagged ‘fular tejido’

Un nudo, dos nudos, tres nudos

Miércoles, mayo 22nd, 2013

Ahora que vuelvo al porteo después de meses de inactividad estoy recordando lo difícil que es empezar. Y es verdad que aunque tengo experiencia previa con portabebés ergonómicos y le he perdido el miedo a los anudados a la espalda ahora recuerdo mejor las primeras inseguridades de empezar a portear.

Como concepto básico para una persona que está empezando y que se hace un poco de lío, un anudado es cualquier forma de atar un fular, los pases son los diferentes movimientos que hacemos con la tela para recoger a nuestros peques y las capas son las bandas de tela que envuelven a nuestro bebé.

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

Un anudado delantero básico para empezar, de poca dificultar y muy buen soporte es la “Cruz envuelta” Es un nudo de 3 capas, una horizontal y dos diagonales con las que se puede abrigar más al niño y también sujetar la cabeza a un bebé dormido. Además es un anudado que se empieza con el niño fuera del fular, así que nos puede ofrecer más seguridad al principio. En cuanto a las “posturitas” no resulta nada complicado aunque tengas la misma elasticidad que una piedra, así que es perfecto para empezar o para torponas como yo. Además “perdona” la poca tensión en la tela.

Hay anudados delanteros más frescos como el canguro, que se forman por una sola capa de tela horizontal, pero es un nudo más técnico y que puede ofrecer más dificultar para un principiante. Eso sí, es cómodo, fresco y necesitas un fular más corto que para la cruz envuelta, así que es ideal para el verano.

Como anudados a la cadera y evitando entrar en frikismos, las múltiples variaciones del canguro a la cadera nos cubrirán la “etapa cotilla” del bebé. Es un nudo que carga sobre un sólo hombro, así que el peso se reparte menos por la espalda, y aunque lo hagamos con un refuerzo cruzando los pases una vez más, siempre resultará menos cómodo que un nudo simétrico. Por lo demás está muy bien, de una dificultad baja y muy apañado para esa época en la que nuestro peque ya quiere cotillear pero aún no podemos/sabemos/queremos pasarlo a la espalda.

Los anudados a la espalda son muy numerosos. Aquí entra el factor pánico. Y es que… ¿quién no ha temblado la primera vez que se ha pasado a su peque a la espalda? Hay dos formas de hacerlo, o bien lo pasas por encima de tu hombro o lo giras de tu cintura a la espalda. En la primera forma será más fácil que el niño quede alto, pero con bebés muy pequeños o muy, muy movidos, es más fácil hacer la segunda. También con niños que pesan es más fácil pasar al niño por la cintura.

fulares portabebes didymos canguro simple

fulares portabebes didymos canguro simple

En estos anudados es aún más importante que en el resto hacer  bien la bolsita que dará la postura correcta a las caderas: primero porque a la espalda no podemos controlar tanto si el niño pierde la postura y segundo porque si dejamos mucha tela en sus corvas puede llegar a resultarle incómodo y a impedirle la circulación. Lo ideal las primeras veces es hacerlo frente a un espejo, escuchar a nuestros hijos y hacer “la prueba del dedo”. Una vez anudado el fular puedes pasar un dedo entre su piel y el fular. Si no puedes o te hace daño, toca volver a empezar. Si puedes meterlo holgadamente o incluso alguno más, también.

A la hora de desplegar la tela por la espalda da igual que sea en varios pases o uno, la tensión también ha de ser correcta, demasiado tenso nos resultará incómodo a nosotros y nuestro bebé, y demasiado suelto puede hacer que nuestro peque se “arrugue” dificultando su respiración.

Los mejores anudados para empezar a la espalda… pues casi cualquiera. Por sencillo el canguro a la espalda,  además es fresco y permite la opción del acabado tibetano, si aún no tenemos mucha soltura para hacer los tirantes doblando bien la zona del hombro del fular.

Otro buen anudado (y también para niños de todas las edades por su soporte bárbaro) es la doble hamaca, un nudo con dos capas que proporcionan una sujeción segura de la cabeza si el peque se duerme, eso sí, necesitas ayuda externa o unos brazos largos y gran flexibilidad para sujetarle la cabeza cuando se queda dormido.

fular lenny lamb fulares portabebes

fular lenny lamb fulares portabebes

Para eliminar el miedo está muy bien la mochila cruzada, donde se empieza atando el pase horizontal tras hacer la bolsita con el niño. Esto da la seguridad de poder hacer los pases diagonales sabiendo que el niño está ya bien sujeto. Además es de tres capas, ideal para ratos largos o niños grandes. La única pega que le veo es que puede resultar incómodo con un pecho muy voluminoso o en madres que amamantan, pero atándolo más arriba como en la foto nos puede ayudar a que el pecho quede despejado.

Aparte de éstos hay muchos más, para ratos cortos y niños ligeros están los atados tipo africano o rebozo, para ratos largos los nudos de varias capas como SHBC (cruzado a la espalda alto por sus siglas en inglés), el rebozo inverso… Cualquier variación que hagas a un nudo que te resulte cómoda y que no comprometa la seguridad de bebé y porteador seguro que será bien acogida por más familias porteadoras, así que entra en nuestro Facebook o Twitter y cuéntanos cómo anudas.

Malleando con el Suppori

Lunes, mayo 6th, 2013

“¿Qué es eso tan raro?” Eso fue lo primero que me dijo mi marido el otro día cuando vio el Suppori encima de la mesa. Y eso que él me ha visto con el Tonga que si no igual lo hubiera tirado a la basura directamente…

Para los profanos en la materia os diré que el Suppori es un portabebé ergonómico de un sólo hombro, tejido en rejilla, que está desplegada en la zona central para que podamos sentar bien a nuestro bebé adoptando la postura correcta, para luego cerrarse y así poder ofrecer más soporte. La parte que se apoya en el hombro vuelve a estar más abierta para ofrecer más superficie de apoyo y que así resulte más cómodo.

fulares portabebes suppori ergonomico malla

fulares portabebes suppori ergonomico malla

Lo mejor del Suppori es sin duda alguna lo poquísimo que pesa (solo 80 gramos) y obviamente, lo poco que ocupa, cabe en cualquier sitio, de verdad, hasta en un bolsillo.

A esto le sigue la variedad de colores, desde el gris más neutro al azul eléctrico más llamativo (mi favorito sin duda) y finaliza sabiendo que podremos usarlo tranquilamente hasta los 3-4 años, si no para largos paseos sí para la etapa sube-baja.

Para verano es ideal claro, además de lo fresco que es usarlo se seca enseguida, así que será un portabebé de elección para la playa, piscina, etc. incluso para que jueguen nuestros peques a portear sus muñecos, porque es tan fácil de poner que no se pueden hacer un lío.

Qué mejor que recibir al buen tiempo con un portabebé nuevo, y más cuando con el precio que tiene en cualquiera de las tallas lo hace totalmente asequible.

La mayor pega que le veo es que no se puede usar desde el nacimiento, el uso recomendado es para bebés que saben sentarse ya que no proporciona un soporte correcto para la espalda de un bebé que aún no se sostiene, pero bueno, para eso nada como un buen fular y en el caso de que quisiéramos combinar ambos, siempre tenemos la opción del Fil’UP.

¿Que no conocéis el Fil’UP? ¡No me lo creo! Es un fular tejido de malla 100% algodón. Con una medida standard (460cm) que nos servirá desde el nacimiento hasta aproximadamente los 15 kilos y en todas las posiciones que nos permita la medida. Es un fular ergonómico de la marca Red Castle, que hasta ahora no se caracterizaba por la ergonomía de sus mochilas, pero bueno, es señal de que por fin la cosa está cambiando.

De todas formas a la marca aún le queda un poco de rodaje y se nota en sus fotos oficiales, porque en cuanto cogen a un bebé de verdad les flojea un poco la postura como podéis ver en esta foto, aunque si porteas normalmente, lo conseguirás sin despeinarte.

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

¿Con cuál os quedáis? Contádnoslo en nuestro Facebook o Twitter.

Descuento en portabebés Lana Tragetücher

Lunes, abril 15th, 2013

Hay veces que un portabebés nos entra por el ojo y no nos importa el precio, hay veces que un portabebés no nos convence mucho pero el precio es fantástico y no nos podemos resistir, y hay veces que un portabebés estupendo y que nos entra por el ojo, tiene un precio que en ese momento no nos convence.

fulares portabebes fular tejido lana sprudel

fulares portabebes fular tejido lana sprudel

Os he hablado en otras ocasiones de la altísima calidad de los portabebés ergonómicos de la firma suiza Lana tragetücher, tanto de los fulares como de su meitai así que hoy me alegra mucho deciros que ahora tienen un descuento del 15% introduciendo el código LANATRAGETUCH al hacer vuestra compra.

Son portabebés hechos a conciencia con telas de algodón orgánico, teñidos de forma segura para que los peques las rechupeteen y para las conciencias más comprometidas, el algodón es también de comercio justo.

Las telas ofrecen una calidad incomparable, no deformándose con el uso intensivo, así que podremos usar nuestro fular o meitai durante años y niños con unos cuidados muy básicos.

Meitai lana fulares portabebes

Meitai lana fulares portabebes

Su soporte es espectacular y el nudo se mantiene firme sin perder la tensión, pero a la vez la tela al ser 100% algodón es suave con la piel de los bebés y de sensación agradable durante todo el año, fresca en verano y cálida en invierno.

Los fulares tienen varios modelos, desde los básicos de un solo color hasta estampados que son reversibles en liso, con motivos para todos los gustos, desde los más discretos y clásicos del Vanille hasta el energizante Sommer.

El meitai es fabuloso desde el principio hasta el final, las tiras son anchísimas, del tipo chinado, para que puedas desplegar y conseguir portear a un cangurito grande sin despeinarte, además tiene multitud de detalles, como el bolsillo de cortesía en la tira  horizontal, la bolsa a juego para guardarlo o el cierre de tipo mochila para que sea más fácil de quitar y poner.

En resumen, son una compra que merece la pena, así que si en algún momento os lo habéis pensado pero no habéis podido, no dejéis de aprovechar este descuento y encarad este tiempo que empieza de paseos y parque estrenando un nuevo portabebé.

Feliz porteo.

Verdades y mentiras sobre el porteo

Martes, marzo 26th, 2013

Este fin de semana toda la familia hemos estado en una preciosa casa rural en plena sierra de Gredos. Como yo sigo lesionada fue mi marido quien subió al peque en el fular para ir a ver el nacimiento del río Adaja, y mientras volvíamos al pueblo unos habitantes locales nos interceptaron para comentar el qué, el cómo y el cuándo de nuestro porteo.

Cabe decir que la actitud fue en todo momento positiva, con menciones a que antes en esa zona en el campo se trabajaba llevando a los niños en “manteos” similares, pero hubo dos cosas que llamaron la atención, una que fuera él quien llevara al niño y sobre todo que “éramos normales”

Y es que nos explicaron (quizá por visitas anteriores a las muchas y preciosas casas rurales del pueblo) que asociaban el porteo con hippies, así que hoy quiero hablar de las verdades y mentiras que rodean a los portabebés ergonómicos.

fulares portabebes moby wrap elastico tienda libreria

fulares portabebes moby wrap elastico tienda libreria

La más importante es que el porteo no es de hippies, ni de punks, ni de heavys, ni de ninguna otra nueva tribu urbana. No tienes que escuchar una música determinada, criar de una forma determinada o pensar de una forma determinada para portear. Somos familias que por unas u otras razones compartimos el querer llevar a nuestros hijos cerca de nosotros, podemos tener más o menos puntos en común, o incluso no coincidir más que en este.

El porteo no es cosa de madres, es cosa de familias. Si bien es cierto que lo que más se ve es a madres porteando, quizá sea porque en España la crianza aún es cosa de mujeres. Pero esto poco a poco va cambiando y vemos muchos padres y otros familiares como tíos y abuelos porteando a sus niños.

meitai lennylamb fulares portabebes padre rosa

meitai lennylamb fulares portabebes padre rosa

Las familias porteadoras  nos podemos permitir comprar un carrito, en muchos casos lo hemos hecho y el carrito está infrautilizado en casa en modo “pongotodo”. Así que si has llegado a este blog por casualidad y alguna vez ves a alguien porteando, no le ofrezcas un carrito de segunda mano por mejorar su economía. Unido a esto habría que comentar que portear tampoco es caro. Es cierto que hay fulares de precios caros, muy caros y estratosféricos, pero dejando a un lado la estética y el placer de lo limitado un buen fular tejido en sarga cruzada de los modelos básicos de cualquier marca nos ayudarán igual de bien.

No, no nos duele la espalda. Precisamente los portabebés ergonómicos reparten el peso de forma más sensata que los convencionales, por hombros y caderas con tiras amplias de tela que no se clava. Sí es normal sentir ciertas molestias si se portea de forma repentina durante muchas horas a niños muy pesados, al cambiar de nudo o posición o si usamos un nudo poco apropiado. Pero nadie deja de hacer deporte por unas pocas agujetas.

Los niños porteados sí aprenden a caminar, muchos corretean alegremente a ratitos y cuando se cansan vuelven al portabebé. No hay nada más triste que negarse a usar un fular porque “mi hijo ya camina” y luego tener que llevarlo en brazos o subido a hombros (que esto sí que es un dolor de espalda). Portear a bebés y niños no afecta en nada negativo a su desarrollo físico, es más, lo beneficia, ya que una correcta posición con las rodillas más alta que su culete favorece el correcto desarrollo de las caderas y dificulta la aparición de patologías como la displasia de cadera en recién nacidos.

neobulle bandolera fulares portabebes

neobulle bandolera fulares portabebes

No todos los portabebés sirven para todas las edades. Las mochilas ergonómicas son fantásticas, sí, pero a no ser que sean específicas para ello no sirven desde el nacimiento. Es mejor esperar a que el bebé sea capaz de mantenerse sentado. Lo mismo pasa con los meitais. Tampoco todos los portabebés son útiles cuando el niño alcanza un peso determinado, sería una insensatez querer portear durante horas a un cangurito grande con una bandolera de tela fina y con poco soporte, los padres hemos de recurrir al sentido común y muchas veces habremos de primar la funcionalidad ante la estética.

Los portabebés sí sirven para múltiples posiciones. Un fular lo puedes anudar con el niño delante, a la cadera o a la espalda, pero no sirve para poner al niño de cara al mundo. Precisamente la postura forzada de su espalda que adoptaría en ese caso no es respetuosa con la fisionomía del bebé, además de que separa los centros de gravedad de niño y adulto, haciendo el porteo mucho más incómodo. Sabemos que muchos fabricantes la incluyen en sus instrucciones y se lo hemos hecho notar, pero hasta que los folletos no cambien atended esta recomendación.

kanga kangurafrica fulares portabebes

kanga kangurafrica fulares portabebes

Los portabebés tienen un mundo más amplio que el fular. Aunque sea el portabebés ergonómico más generalizado por su versatilidad, hay también mochilas, meitais, bandoleras (con y sin anillas), obuhimbos, selendangs, rebozos, kangas

Los portabebés no son un descubrimiento nuevo, simplemente el mundo occidental los ha olvidado. Los lugareños me recordaron que el pasado de porteo en nuestro país sólo está a una o dos generaciones de distancia y en otras partes del mundo está tan normalizado en su forma de vida que ni siquiera se plantean estas cuestiones. Las familias porteadoras muchas veces somos tachadas de modernas con tono peyorativo cuando lo realmente moderno es el uso del carrito.

Y por último, portear sí es seguro, los portabebés están homologados y han pasado test de uso.  Sus telas son libres de sustancias tóxicas (en la mayoría de los casos incluso tienen el certificado Oeko Tex) y todos sus componentes están pensados para este fin. Hay que desconfiar de los portabebés comerciales o no que ya en las fotos del producto acabado dan sensación de inseguridad. En estos años de porteo he visto desde fulares hechos reutilizando manteles viejos a bandoleras cosidas con sábanas y anillas de cortina. Ante la duda no pongas en riesgo la seguridad de tus hijos y pregunta por materiales y componentes antes de comprar. Tampoco te sobrecargues ni realices actividades peligrosas, como ya recomendamos en nuestra entrada sobre seguridad y portabebés, todo tiene un límite.

Feliz y “moderno” porteo ;D

Soluciones rápidas a dudas frecuentes.

Martes, marzo 19th, 2013

Aunque portear es siempre agradable, hay ocasiones en las que el día se tuerce y acabamos con mil dudas que nos impiden disfrutar del porteo con tranquilidad.

Aquí va una pequeña selección de esos inconvenientes con una solución que nos funciona u otras muchas de las que hemos comentado entre amigas canguras.

- El trending topic de los agobios canguros es cómo pasarnos el niño a la espalda. Muy a menudo vemos en internet vídeos de mamás canguros que hacen un paquetito con el fular, suben al niño y de repente ¡plas! se lo han pasado por encima del hombro y lo tienen perfectamente colocado. Yo aún recuerdo con horror lo acongojada ;) que estuve para pasarme al niño a la espalda. Al final mi solución fue hacerlo al lado de la cama, pegando mis corvas al borde del colchón para que en caso de que se me cayera, fuera en blandito y a menos altura. Tengo una amiga que directamente se subía ella a la cama… Lo importante es perderle el miedo.

- La más oída después de esta es cómo sujetar la cabeza a un niño dormido cuando lo llevas a la espalda en un nudo canguro. Dependiendo de la longitud de nuestros brazos, ancho del fular y la altura del niño, se puede solucionar rápidamente con una contorsión para subir la tela hasta la mitad de su cabeza o incluso la coronilla. Cuando nos falta uno de los tres factores lo mejor es usar un extra: yo particularmente utilizo un pañuelo para el cuello, lo anudo a uno de los “tirantes”, lo paso bien desplegado por su cabecita y ya ato el otro extremo. Hay gente que reutiliza medias o calcetines, o usa alguna tela chula, pero el efecto es el mismo.

fulares portabebes canguro espalda niño dormido

fulares portabebes canguro espalda niño dormido

Otra solución, sobre todo si sabes que es posible que se duerma, es hacer un nudo con el que puedas sujetar la cabeza atrás, como la doble hamaca, el rebozo inverso, mochila cruzada o el muy de moda “Nudo Pindonga” (traído a nuestras tierras desde las antípodas, su nombre real es BWRR with sweetheart passes)

- ¿Cómo hacemos un nudo en la calle sin arrastrar las puntas del fular o meitai? Sobre todo cuando llueve puede ser entre desagradable o asqueroso dependiendo del estado del suelo. Mi marido va dejando las puntas dentro del coche mientras se hace los pases, pero claro, esto sólo te vale si tienes el coche al lado. Mi método sirve siempre, y es que voy guardando las puntas en los bolsillos de los vaqueros, traseros o delanteros según el nudo que vaya a utilizar. Si os pilla sin bolsillos también vale por la cinturilla de la prenda que vistáis o dentro de las botas (de caña alta, claro)

- Otro problema bastante frecuente es cómo ponerse bien una mochila con el niño delante. Al ponernos el niño a la espalda podemos ajustar perfectamente la tira horizontal que une los tirantes para evitar que se nos deslicen por los hombros, pero cuando esa tira queda en nuestra espalda puede ser misión imposible. Yo lo conseguía cruzando los tirantes, así no tenía que ajustarla, pero sé que no todas las mochilas te permiten intercambiar los tirantes. La mejor solución que he probado hasta el momento es empezar de forma diferente. Primero cierro esa tira horizontal y paso la cabeza por el lazo que forma junto con los tirantes. Cojo al niño y lo posiciono de abajo hacia arriba, remetiendo la tira horizontal de la mochila como si de un fular se tratase para luego cerrar el broche. Es más difícil de decir que de hacer, pero si aún así os quedan dudas, comentadlo en esta misma entrada o en nuestro facebook para que hagamos un vídeo del proceso.

fulares portabebes mochila boba carrier

fulares portabebes mochila boba carrier

- Si necesitamos saber si el niño nos ha quedado torcido y nos pilla en la calle sin un espejo a mano, siempre podemos usar los retrovisores de los coches o las lunas de los escaparates.

- ¿A quién no le ha quedado suelto alguna vez el pase horizontal de la doble hamaca? El mayor truco es tensar bien al comienzo de la vuelta, sujetar con el codo y seguir tensando el resto del pase. Si no tienes  maña, siempre puedes solucionarlo acabando el nudo de esta manera o pasarte al nudo mandala. Yo prefiero usar el espacio para guardar las llaves y el móvil, no es una solución, pero es muy apañado.

- Para cuando llevamos el niño en la espalda y va dejando caer el gorro, bufanda o similar yo lo que hago es poner un imperdible de un extremo a mi abrigo o camiseta, así aunque lo tire no se pierde y podemos intentar volver a ponérselo. Aunque lo mejor es una sombrilla en verano y gorros que se aten bajo la barbilla y que no se puedan quitar fácilmente.

- ¿Vuestros niños beben mucha agua? Los míos sí, y me resultaba dificilísimo darles agua, hasta que un día se me ocurrió hacer una pajita gigante con un tubito flexible, creo que era reaprovechado de un aspirador de mocos que no he llegado a usar, pero fijo que hay muchos más que sean también apropiados. Mano de santo.

Anudando niños grandes

Lunes, febrero 25th, 2013

Hace un par de semanas porteé a mi hijo mayor, que tiene casi 5 años y pesa 20 kilazos. Fue algo que surgió de una situación espontánea y me pilló desprevenida, así que el único portabebé que llevaba era un fular corto que me dio lo justito para hacer un nudo de una sola capa, un canguro a la espalda.

Al menos era un fular con un gran soporte así que fue un rato placentero para ambos, pero me hizo pensar en qué nudos son los mejores para niños grandes y este es el resultado después de mi “investigación”

Para empezar son todos nudos a la espalda, los nudos delanteros con niños grandes suelen resultar incómodos y dificultan la visión (por lo menos a mí, que soy tirando a baja)

El ganador absoluto es el “doble hamaca”, un nudo con dos capas que proporciona muy buen soporte y ayuda a que el niño quede más alto en nuestra espalda, como en una mochila. La única pega que le encuentro es que yo no consigo tensar bien la banda horizontal que queda sobre el pecho, aunque aprovecho el espacio para guardar las llaves ;P Como pros tiene su gran soporte, que no necesita reajustar y que al ser más alto el niño se “aburre” menos. Como contras necesitas un fular largo, en ajustar la banda horizontal se tarda un pelín y si el niño es inquieto… horror y pavor.

fulares portabebes lennylamb doble hamaca

fulares portabebes lennylamb doble hamaca

Una variación del anterior pero sin el problema de la tensión de la banda está el nudo “mandala”, también dos capas, pero que en lugar de llevar la banda del pecho desplegada, la lleva como una tira. Es un nudo estéticamente bonito, con unos cruces en el pecho que asemejan el acabado tibetano, pero más elegante. También lleva una tira de refuerzo que nos dará un pelín más de apoyo. Sus beneficios serán los mismos que la doble hamaca, unido a que necesitaremos un fular menos largo para llevarlo a cabo. Por el contrario, el atado del pecho puede resultar incómodo al cabo de un tiempo (si os resultan incómodos los acabados tibetanos esta forma de terminar el nudo también lo hará)

fulares portabebes nudo mandala didymos

fulares portabebes nudo mandala didymos

La mochila cruzada es un nudo de 3 capas, en un primer momento se hace una bolsita como para un canguro a la espalda, pero luego los extremos del fular se atan en el pecho y se vuelven uno sobre cada hombro para desplegarlos sobre el cuerpo del niño. Es un nudo más rápido de hacer que los anteriores, pero tiene algo menos de soporte. Los beneficios son precisamente su rapidez y soporte, además de que al ir acabado en la cintura no deja recaer el peso sólo sobre los hombros, así que puede ser apropiado para ratos más largos. El inconveniente principal es que la espalda del niño queda menos cubierta, así que a la hora de echarse una siestecilla es difícil  sujetarles la cabeza sólo con el fular. También tiene el inconveniente del atado del pecho, que puede resultar incómodo para las mujeres que amamantan, aunque se puede solucionar haciendo el nudo más arriba como en la foto.

fulares portabebes calin bleu mochila cruzada

fulares portabebes calin bleu mochila cruzada

Los nudos canguros pueden resultar una buena solución. Fáciles de hacer y rápidos de ejecutar son la solución perfecta si nuestro peque es de los que suben y bajan frecuentemente por ser sólo de una capa. Las ventajas son también lo frescos que resultan para el verano, ya que anudados debajo del culete pueden hacerse con tallas realmente pequeñas. Por lo demás se pueden acabar anudados en la cintura o con un acabado tibetano dependiendo del largo del fular y de lo cómodas que nos sintamos con uno u otro acabado. Como contraprestación el soporte es insuficiente para ratos largos o niños muy pesados.
Sin embargo siempre hay trucos para intentar aportar algo más de soporte, como desplegar las tiras al cruzar o un twist si no nos llega para desplegarlas del todo.
fulares portabebes didymos canguro simple

fulares portabebes didymos canguro simple

Y esto es lo que he observado estas semanas, hay muchísimos nudos más que podríamos usar con niños grandes, ¿nos contáis cuáles usáis vosotros?

Regalando portabebés.

Miércoles, diciembre 12th, 2012

Cada vez que una amiga viene a contarme con ilusión que está embarazada, automáticamente empiezo a pensar en qué voy a regalarle.

Antes era un horror, me volvía loca entre sonajeros, portachupetes, termos para biberones, balancines y mil y una historias más, de las que nos venden como hipermeganecesarias para un bebé y que luego los padres “aparcan” en el trastero y no se vuelven ni a acordar.

Desde que conozco los portabebés lo tengo más “fácil”, ahora sólo tengo que decidirme entre fulares divinos, mochilas estupendas, bandoleras utilísimas…

fular tejido storchenweige fulares portabebes

fular tejido storchenweige fulares portabebes

Y es que regalar un portabebé es un acierto seguro, da igual que sea algo más modesto como un detalle personal o que nos juntemos varios amigos y les regalemos a los futuros papis lo más cool del momento.

A mí siempre me ha gustado regalar fulares elásticos, sobre todo para padres novatos que no han cogido un fular en su vida. Se usa con facilidad, cualquiera puede usarlo con unas instrucciones y son tan amorosos que un recién nacido va a estar genial dentro.

fular elástico lenny lamb fulares portabebes

fular elástico lenny lamb fulares portabebes

Para padres que ya han usado fular antes, o que muestran interés por el tema del porteo antes de tener a su cangurito en brazos prefiero los fulares tejidos, ellos van a saber a qué atenerse y van a sacarle más partido al regalo. En verano gasa, en invierno algodón gordito o mezclas con lana… Un regalo para usar indefinidamente, mucho mejor que un asiento para el baño que te dura dos telediarios y te ocupa una barbaridad.

Si los papás ya tienen un fular de antes me gusta regalar meitais o mochilas si hay un hermano, sobre todo si el mayor aún necesita su buena dosis de brazos. Hay veces que con la llegada del hermanito aún nos demandan más mimos, y es una forma estupenda de integrarles en la nueva rutina sin descuidarles. A la espalda pueden ir tan ricamente, incluso dormirse una siestita mientras acunamos el nuevo bebé.

meitai lenny lamb fulares portabebes

meitai lenny lamb fulares portabebes

Las mochilas son perfectas para todos los padres, tanto una mochila que se pueda usar desde el nacimiento como la Marsupi o la Caboo como una para más adelante. Para aquellos a los que no les va la estética fular, para los padres que creen que otros portabebés son demasiado “femeninos” y que sin embargo sí les apetece llevar a sus peques, una mochila ergonómica siempre va a ser mejor que una no ergonómica, tanto para el cangurito como para la comodidad del porteador.

boba carrier fulares portabebes mochila ergonomica

boba carrier fulares portabebes mochila ergonomica

Las bandoleras son geniales para las mamis multitarea, que igual te cosen un botón que se meten palizas de coche para ir al cole, al trabajo y las extraescolares. Rápidas de ajustar, fáciles de usar y pequeñas para guardar. ¿Quién da más?

neobulle bandolera fulares portabebes

neobulle bandolera fulares portabebes

Luego están ya los regalos para gente que ya portea, verdaderas delicatessen en las que nadie piensa pero que son aciertos seguros, como los portabebés de red, Tonga, Suppori o el fular Fil’up, que es algo que “se va dejando” por economía o por pura pereza, pero que a todos nos fascinan, no sólo para el verano y la playa, sino para el invierno, ya que son portabebés cómodos de ajustar encima del abrigo y que puedes guardar en cualquier bolso cuando no los estás usando.

Como veis un portabebé puede ser el regalo perfecto en un montón de casos, sólo hay que pensar en quién lo va a recibir y qué le queremos regalar, y si tenemos dudas preguntar, que tanto en este blog como en nuestro Facebook y Twitter estamos a vuestra disposición.

Fulares Lana, el descubrimiento.

Martes, noviembre 6th, 2012

Aún recuerdo la primera vez que vi un fular. Fue a una mamá en un taller de psicomotricidad para bebés, por aquel entonces mi mayor ya tenía más de medio año, era imposible llevarlo en la mochila que teníamos (no era un portabebé ergonómico) y sinceramente, tenía la espalda hecha polvo de estar todo el día con el niño en brazos. De todas formas en aquel momento me dio vergüenza y ni llegué a preguntar, simplemente me di cuenta de lo bonito que era el fular, azul con estrellas en otro tono de azul.

fulares portabebes lana tragetücher sonnenstern

fulares portabebes lana tragetücher sonnenstern

Sin embargo, aquella mamá acabó siendo una amiga y con ella di mis primeros pasos en este amplio mundo que es el porteo. Ahora ya sé que su fular de aquel día era un Lana, en concreto un Sonnenstern y me sigue pareciendo ideal.

Los Lana son fulares suizos, tejidos en sarga cruzada pero que además de las clásicas rayas (el modelo Solara es un clasicazo) o los colores lisos, nos ofrecen la posibilidad de tener delicados motivos impresos en el fular. Aparte del Sonnesnstern que ya he comentado hay varios modelos más y todos ellos llevan el certificado Oeko-Tex.

Fular portabebés Lana Tragetuch Sprudel

Fular portabebés Lana Tragetuch Sprudel

Son fulares de una altísima calidad, de algodón orgánico que procede de agricultura controlada y comercio justo, apenas se deforman con el paso de los años (y el paso de los niños, que no es poco) de forma que tendrás un fular bonito con un soporte bárbaro que podrás usar indefinidamente, hasta que tú o tu cangurín decidáis, sabiendo que el fular seguirá en su sitio.

fulares portabebes lana tragetücher tatoo

fulares portabebes lana tragetücher tatoo

Nuevo es suave, podrás meter un peque incluso sin haber lavado el fular. Si se consigue dominar la tentación con un lavado previo ya se intuye lo que será un fular Lana con el uso, pura mantequilla, ideal para meter dentro incluso al bebé más pequeño con la piel más delicada, el fular de algodón más suave que he tenido la ocasión de probar.

El fular viene con un pequeño bolsillo en uno de sus extremos, lo justo para meter el móvil, las llaves y el DNI, para que ni siquiera tengamos que preocuparnos de coger nada más o de llenarnos los bolsillos cuando salgamos a pasear.

En De Algodon-Fulares Portabebés estamos convencidos de lo gozosa que es la “experiencia Lana”, y para facilitar que todos podáis probarla ahora tenemos un 15% de descuento en sus fulares, simplemente hay que introducir el código LANATRAGETUCH al hacer el pedido y prepararse para disfrutar con la suavidad y el soporte que estos clásicos del porteo nos ofrecen.

Lenny Lamb, tan suaves como un borreguito.

Jueves, septiembre 27th, 2012
Hoy me gustaría hablaros de la marca polaca de portabebés ergonómicos Lenny Lamb.
Lo primero que nos viene a muchos a la cabeza cuando oímos el nombre y vemos el logo, es el borreguito de Norit, somos la generación que crecimos con esos anuncios. Y la marca cumple con lo que evoca, fulares, bandoleras y meitais suaves incluso sin lavar antes del primer uso.
Antes de entrar en materia me gustaría comentar la buena presentación de los productos, en una bolsa de tela con diferentes acabados según el portabebé. Parece una tontería, pero es un detalle.
También es importante mencionar que vienen con un completísimo DVD con instrucciones para ponerse el portabebé elegido, con varias opciones de nudos y acabados y sobre todo, que hace hincapié en no poner nunca al niño de cara al mundo, punto en el que cojean otros fabricantes de portabebés ergonómicos. Por supuesto no podía ser perfecto, las instrucciones sólo vienen en polaco e inglés, pero las fotos son tan claras que incluso un profano puede seguirlas.
Todos los portabebés de la marca son fabricados en 100% algodón, teñidos pero libres de químicos tóxicos.
Los fulares elásticos son “tiernos”, no se me ocurre una palabra mejor para describirlos. Puedes elegir colores vivos y tienen el certificado “Safe for a child”. Ganan en suavidad con el uso hasta ser de lo más acogedores y el soporte es fantástico para un fular de su tipo. Mi cangurín más pequeño casi está en el límite de uso y aún puedo llevarlo ratos largos si ajusto bien.
fulares portabebes elastico lenny lamb

fulares portabebes elastico lenny lamb

El fular tejido es de un grosor medio, con una estética de rayas que va desde las más estridentes hasta combinaciones atemporales que podrás usar en cualquier ocasión. El soporte es fantástico y tienen una relación calidad precio más que aceptable, algo que hay que tener en cuenta en la época actual. Con certificado Oeko-Tex para poder estar tranquilas mientras vemos a nuestros peques chuperretear la tela.
fulares portabebes fular tejido lenny lamb

fulares portabebes fular tejido lenny lamb

La bandolera tiene un plegado sencillo en abanico, pero no tan abierto como para que no despliegue totalmente sobre el brazo, lo que las hace más cómodas. Aptas para portear a la cadera de una forma rápida y sencilla por cualquier talla de porteador. Tiene todo lo bueno de las bandoleras que comentamos en el blog anteriormente y es de lo más recomendable tanto en precio como en calidad.
fulares portabebes bandolera anillas lenny lamb verde

fulares portabebes bandolera anillas lenny lamb verde

Y por último, el mei tai. Cabe destacar el cuidado que le han puesto a la confección del portabebé para que las rayas no resulten desagradables a la vista al ir en direcciones diferentes. Con acolchado en los hombros para que resulte más cómodo y una ancha tira dorsal para que el peso se reparta mejor por la cadera.
El cuerpo es grande, yo lo he probado con un niño de 4 años y lo acoge bien, consiguiendo una buena postura al cruzar las tiras una vez más. Y sólo con reducirlo podremos llevar a un bebé pequeñito incluso dormido, ya que tiene un reposacabezas acolchado y una pieza para sujetar la cabeza si se duermen.
fulares portabebes meitai lenny lamb

fulares portabebes meitai lenny lamb

En conclusión los portabebés de la marca Lenny Lamb son una buena compra y una opción a tener en cuenta para un regalo por su presentación y su completa información.

Un portabebé para cada edad: De los seis meses al año.

Martes, febrero 7th, 2012

Mei Tai Style Lana TragetücherCuando nuestro bebé se encuentra en éste tramo de edad, es en el que encontramos más variedad para elegir un portabebé.

Ya sujetan perfectamente la cabeza y la columna ya está más firme. Es un momento en el que aún no es demasiado pesado y pasa mucho tiempo en brazos. Además están más tiempo despiertos y por tanto reclaman más nuestra atención. Por otro lado y para satisfacer su curiosidad es el momento ideal para empezar a ponerlo a la espalda y por supuesto a la cadera.

En esta etapa y bajo nuestro punto de vista, es el momento ideal de empezar a usar las mochilas ergonómicas (aunque hay algunas marcas que se puede adaptar con mas o menos complementos desde el nacimiento) y un nuevo tipo de portabebé, los mei tais. Cualquiera de los dos reparte muy bien el peso entre los hombros y las caderas del porteador e igualmente ambos son muy prácticos, rápidos y fáciles de poner y quitar.

Una bandolera sigue siendo una muy buena opción ya que el bebé aún no pesa demasiado para cargar sobre un solo hombro y puedes dar largos paseos con él a la cadera. Además para los que son más inquietos y ya empiezan con la etapa del “sube y baja al suelo” es un portabebé que se ajusta y desajusta de forma muy rápida. Con este portabebé también puedes portear a la espalda aunque al ir la tela cruzada hay bebés a los que no les gusta.

El fular elástico es el que llega en este tiempo, al fin de su vida útil, ya que aunque la tela soporta bien el peso (sobre todo los que son 100% algodón y son menos elásticos) el rebote que ejerce el peso del bebé en los hombros es incómodo. Eso sí, si tienes un bebé más bien menudito y puedes “estirar” por más tiempo su uso existe una forma de anudarlo a la cadera y así satisfaces la curiosidad de tu hijo.

Por último el que siempre nos sirve y el que no nos cansamos en insistir sobre su versatilidad que es el fular tejido.