Posts Tagged ‘nudos’

Un nudo, dos nudos, tres nudos

Miércoles, mayo 22nd, 2013

Ahora que vuelvo al porteo después de meses de inactividad estoy recordando lo difícil que es empezar. Y es verdad que aunque tengo experiencia previa con portabebés ergonómicos y le he perdido el miedo a los anudados a la espalda ahora recuerdo mejor las primeras inseguridades de empezar a portear.

Como concepto básico para una persona que está empezando y que se hace un poco de lío, un anudado es cualquier forma de atar un fular, los pases son los diferentes movimientos que hacemos con la tela para recoger a nuestros peques y las capas son las bandas de tela que envuelven a nuestro bebé.

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

fulares portabebes fil up fular tejido ergonomico red castle

Un anudado delantero básico para empezar, de poca dificultar y muy buen soporte es la “Cruz envuelta” Es un nudo de 3 capas, una horizontal y dos diagonales con las que se puede abrigar más al niño y también sujetar la cabeza a un bebé dormido. Además es un anudado que se empieza con el niño fuera del fular, así que nos puede ofrecer más seguridad al principio. En cuanto a las “posturitas” no resulta nada complicado aunque tengas la misma elasticidad que una piedra, así que es perfecto para empezar o para torponas como yo. Además “perdona” la poca tensión en la tela.

Hay anudados delanteros más frescos como el canguro, que se forman por una sola capa de tela horizontal, pero es un nudo más técnico y que puede ofrecer más dificultar para un principiante. Eso sí, es cómodo, fresco y necesitas un fular más corto que para la cruz envuelta, así que es ideal para el verano.

Como anudados a la cadera y evitando entrar en frikismos, las múltiples variaciones del canguro a la cadera nos cubrirán la “etapa cotilla” del bebé. Es un nudo que carga sobre un sólo hombro, así que el peso se reparte menos por la espalda, y aunque lo hagamos con un refuerzo cruzando los pases una vez más, siempre resultará menos cómodo que un nudo simétrico. Por lo demás está muy bien, de una dificultad baja y muy apañado para esa época en la que nuestro peque ya quiere cotillear pero aún no podemos/sabemos/queremos pasarlo a la espalda.

Los anudados a la espalda son muy numerosos. Aquí entra el factor pánico. Y es que… ¿quién no ha temblado la primera vez que se ha pasado a su peque a la espalda? Hay dos formas de hacerlo, o bien lo pasas por encima de tu hombro o lo giras de tu cintura a la espalda. En la primera forma será más fácil que el niño quede alto, pero con bebés muy pequeños o muy, muy movidos, es más fácil hacer la segunda. También con niños que pesan es más fácil pasar al niño por la cintura.

fulares portabebes didymos canguro simple

fulares portabebes didymos canguro simple

En estos anudados es aún más importante que en el resto hacer  bien la bolsita que dará la postura correcta a las caderas: primero porque a la espalda no podemos controlar tanto si el niño pierde la postura y segundo porque si dejamos mucha tela en sus corvas puede llegar a resultarle incómodo y a impedirle la circulación. Lo ideal las primeras veces es hacerlo frente a un espejo, escuchar a nuestros hijos y hacer “la prueba del dedo”. Una vez anudado el fular puedes pasar un dedo entre su piel y el fular. Si no puedes o te hace daño, toca volver a empezar. Si puedes meterlo holgadamente o incluso alguno más, también.

A la hora de desplegar la tela por la espalda da igual que sea en varios pases o uno, la tensión también ha de ser correcta, demasiado tenso nos resultará incómodo a nosotros y nuestro bebé, y demasiado suelto puede hacer que nuestro peque se “arrugue” dificultando su respiración.

Los mejores anudados para empezar a la espalda… pues casi cualquiera. Por sencillo el canguro a la espalda,  además es fresco y permite la opción del acabado tibetano, si aún no tenemos mucha soltura para hacer los tirantes doblando bien la zona del hombro del fular.

Otro buen anudado (y también para niños de todas las edades por su soporte bárbaro) es la doble hamaca, un nudo con dos capas que proporcionan una sujeción segura de la cabeza si el peque se duerme, eso sí, necesitas ayuda externa o unos brazos largos y gran flexibilidad para sujetarle la cabeza cuando se queda dormido.

fular lenny lamb fulares portabebes

fular lenny lamb fulares portabebes

Para eliminar el miedo está muy bien la mochila cruzada, donde se empieza atando el pase horizontal tras hacer la bolsita con el niño. Esto da la seguridad de poder hacer los pases diagonales sabiendo que el niño está ya bien sujeto. Además es de tres capas, ideal para ratos largos o niños grandes. La única pega que le veo es que puede resultar incómodo con un pecho muy voluminoso o en madres que amamantan, pero atándolo más arriba como en la foto nos puede ayudar a que el pecho quede despejado.

Aparte de éstos hay muchos más, para ratos cortos y niños ligeros están los atados tipo africano o rebozo, para ratos largos los nudos de varias capas como SHBC (cruzado a la espalda alto por sus siglas en inglés), el rebozo inverso… Cualquier variación que hagas a un nudo que te resulte cómoda y que no comprometa la seguridad de bebé y porteador seguro que será bien acogida por más familias porteadoras, así que entra en nuestro Facebook o Twitter y cuéntanos cómo anudas.

Anudando niños grandes

Lunes, febrero 25th, 2013

Hace un par de semanas porteé a mi hijo mayor, que tiene casi 5 años y pesa 20 kilazos. Fue algo que surgió de una situación espontánea y me pilló desprevenida, así que el único portabebé que llevaba era un fular corto que me dio lo justito para hacer un nudo de una sola capa, un canguro a la espalda.

Al menos era un fular con un gran soporte así que fue un rato placentero para ambos, pero me hizo pensar en qué nudos son los mejores para niños grandes y este es el resultado después de mi “investigación”

Para empezar son todos nudos a la espalda, los nudos delanteros con niños grandes suelen resultar incómodos y dificultan la visión (por lo menos a mí, que soy tirando a baja)

El ganador absoluto es el “doble hamaca”, un nudo con dos capas que proporciona muy buen soporte y ayuda a que el niño quede más alto en nuestra espalda, como en una mochila. La única pega que le encuentro es que yo no consigo tensar bien la banda horizontal que queda sobre el pecho, aunque aprovecho el espacio para guardar las llaves ;P Como pros tiene su gran soporte, que no necesita reajustar y que al ser más alto el niño se “aburre” menos. Como contras necesitas un fular largo, en ajustar la banda horizontal se tarda un pelín y si el niño es inquieto… horror y pavor.

fulares portabebes lennylamb doble hamaca

fulares portabebes lennylamb doble hamaca

Una variación del anterior pero sin el problema de la tensión de la banda está el nudo “mandala”, también dos capas, pero que en lugar de llevar la banda del pecho desplegada, la lleva como una tira. Es un nudo estéticamente bonito, con unos cruces en el pecho que asemejan el acabado tibetano, pero más elegante. También lleva una tira de refuerzo que nos dará un pelín más de apoyo. Sus beneficios serán los mismos que la doble hamaca, unido a que necesitaremos un fular menos largo para llevarlo a cabo. Por el contrario, el atado del pecho puede resultar incómodo al cabo de un tiempo (si os resultan incómodos los acabados tibetanos esta forma de terminar el nudo también lo hará)

fulares portabebes nudo mandala didymos

fulares portabebes nudo mandala didymos

La mochila cruzada es un nudo de 3 capas, en un primer momento se hace una bolsita como para un canguro a la espalda, pero luego los extremos del fular se atan en el pecho y se vuelven uno sobre cada hombro para desplegarlos sobre el cuerpo del niño. Es un nudo más rápido de hacer que los anteriores, pero tiene algo menos de soporte. Los beneficios son precisamente su rapidez y soporte, además de que al ir acabado en la cintura no deja recaer el peso sólo sobre los hombros, así que puede ser apropiado para ratos más largos. El inconveniente principal es que la espalda del niño queda menos cubierta, así que a la hora de echarse una siestecilla es difícil  sujetarles la cabeza sólo con el fular. También tiene el inconveniente del atado del pecho, que puede resultar incómodo para las mujeres que amamantan, aunque se puede solucionar haciendo el nudo más arriba como en la foto.

fulares portabebes calin bleu mochila cruzada

fulares portabebes calin bleu mochila cruzada

Los nudos canguros pueden resultar una buena solución. Fáciles de hacer y rápidos de ejecutar son la solución perfecta si nuestro peque es de los que suben y bajan frecuentemente por ser sólo de una capa. Las ventajas son también lo frescos que resultan para el verano, ya que anudados debajo del culete pueden hacerse con tallas realmente pequeñas. Por lo demás se pueden acabar anudados en la cintura o con un acabado tibetano dependiendo del largo del fular y de lo cómodas que nos sintamos con uno u otro acabado. Como contraprestación el soporte es insuficiente para ratos largos o niños muy pesados.
Sin embargo siempre hay trucos para intentar aportar algo más de soporte, como desplegar las tiras al cruzar o un twist si no nos llega para desplegarlas del todo.
fulares portabebes didymos canguro simple

fulares portabebes didymos canguro simple

Y esto es lo que he observado estas semanas, hay muchísimos nudos más que podríamos usar con niños grandes, ¿nos contáis cuáles usáis vosotros?

Seguro en tus brazos

Miércoles, octubre 10th, 2012
Desde que conocí los portabebés ergonómicos mi vida ha dado un giro de 180º, he podido hacer cosas que de otra manera no hubiera sido posible. Sin embargo es importante portear bien y quiero decir con esto, con seguridad.

Me gustaría recordar unas normas básicas de seguridad en el uso de portabebés que nunca están de más.
- La primera y más importante es: asegurarse de que el bebé respira. Sí, ya, nadie deja a su hijo en un portabebés sin respirar, pero lo más importante es no confiarse y vigilar que la postura sea correcta, es decir, que la barbilla del bebé NUNCA toque el pecho y no poner nada encima que les pueda obstruir el paso del aire. Si se duermen se les gira la cabeza de lado y se sujeta con una de las bandas de tela, dejando libre la cara del bebé.
fulares portabebes uso seguro
fulares portabebes uso seguro
- Sigamos por los medios de locomoción, los portabebés NO DEBEN SUPLIR un SRI cuando vamos en el coche. Siempre han de ir correctamente instalados en la sillita que les corresponda por grupo de peso. Aquí hay que recordar que para ir en bici hay unas sillas homologadas estupendas y que los menores no deben ir en moto, quad, trikes o cualquier otro medio de transporte de dudosa seguridad si hay niños por medio.
- Otra también de puro sentido común es: no usar el portabebés en condiciones que pueden resultar peligrosas en caso de golpes, caídas o condiciones externas. Así de repente se me ocurren saltar, correr, trepar, montar en diversas atracciones, lugares con mucho ruido, pero seguro que vosotros os acordáis de muchas más. Por regla general si necesita un casco u otras protecciones, o si no se haría estando embarazada, hay que dejar al bebé en brazos más seguros.
- Hay que tener cuidado al agacharse, conviene sujetar con los brazos al bebé y sobre todo doblar las rodillas (nuestra espalda nos lo agradecerá) Si se es torpe como en mi caso (aunque yo prefiero llamarme tonta motriz que queda más fino) hay que tener cuidado también al girar en esquinas y puertas, no seríais los primeros en darle un golpe al niño por ir con prisa.
- Al llevarlo a la espalda hay que tener en cuenta todo a lo que pueden acceder desde esa posición privilegiada.
- Usar la protección adecuada dependiendo de las condiciones climatológicas. Gorras, sombreros, cremas, sombrillas… todo vale para proteger a nuestro bebé del sol. Y no hay que olvidar su hidratación, darle de beber siempre que bebamos e incluso ofrecer el pecho o agua frecuentemente entre medias.
En invierno hay que abrigarles. Cobertores, abrigos de porteo, abrigos normales complementados con botas o calentadores, calcetines, patucos… en caso de bebés que aún no se calcen. El portabebés en sí no es suficiente en climas fríos.
- Hay que tener cuidado al comer y beber, especialmente cosas calientes.
- Y respecto la colocación del portabebé en sí hay que vigilar que botones, correas, corchetes, pasadores o broches de los portabebés que los contengan están en perfecto estado.
No ajustar en exceso el portabebé, ya que puede hacerles daño, lo mejor es la “prueba del dedo” Si no se puede meter un dedo entre la tela y bebé, hay que soltar un poco, ha de caber justo, que nos notemos el dedo tenso, pero sin que haga daño.
También es necesario ajustar bien, un portabebé demasiado suelto le resultará incómodo al niño porque se sentirá inseguro y será incómodo para el porteador.
Hay que tener cuidado al pasar al bebé a la espalda, especialmente en la edad entre los 5-6 meses y pasado el año, que ya son muy activos y no dejan de moverse mientras tratas de anudar. Una buena solución sería ponerse con las piernas pegadas a la cama que un plus de seguridad no está mal.
Siguiendo estas indicaciones el porteo será seguro para ambos, y ante la duda… ¡sentido común!
Disfrutaos.

Imágenes de Boba Family.